Blogia
ALDEA UNIVERSITARIA E.B. DELTA AMACURO - PUNTO FIJO, FALCÓN, VENEZUELA

PSICOPEDAGOGIA.....Por Marianela Chávez. Estudiante PNFE, Trayecto III, Aldea Delta Amacuro

PSICOPEDAGOGIA.....Por Marianela Chávez. Estudiante PNFE,  Trayecto III, Aldea Delta Amacuro

Para aprender mejor: reflexiones sobre las Estrategias de Aprendizaje

Desarrollo

Las trasformaciones en el panorama social, económico, político y técnico-organizativo del mundo contemporáneo provocan repercusiones en el ámbito educativo que trata de ajustarse a estas necesidades cambiantes Desde esta perspectiva se clarifica el carácter insoslayable de la individualización de la educación, al comprender, el proceso educativo como un proceso formativo que del modo más sistemático se dirige a la formación social de las nuevas generaciones y en él, el estudiante se instruye, desarrolla y educa. Se presenta ante nuestras instituciones educativas la exigencia de una formación de calidad, más acorde con los progresos científicos y tecnológicos, más competitiva ante la posibilidad de modificaciones en la propia exigencia profesional y para la vida. Se afirma que nuestras universidades deben de formar un egresado más capaz, autónomo y con crecimiento personológico. Esta idea permite considerar al sujeto activo, con un desarrollo integral que puede ser puesto de manifiesto en todas sus esferas de actuación dentro de la vida cotidiana, garantizando su éxito profesional, familiar, intelectual y social. (UNESCO, 1998)

La educación es el proceso que pretende preparar a los sujetos para su futuro desempeño profesional y social, por tanto es permanente en la vida del hombre. Tradicionalmente el proceso de enseñanza-aprendizaje ha sido utilizado como la vía idónea para trasmitir información y ser interiorizada por parte del estudiante, asumiendo este una posición pasiva en el proceso y al profesor se le han asignado diversos roles: el de trasmisor de conocimientos, el de animador, el de supervisor, guía del proceso de aprendizaje e incluso el de investigador educativo. Hoy día es un clamor social que la tarea docente no debe restringirse a una mera transmisión de información.

Se convierte en un reto para la educación institucionalizada diseñar, proponer modelos, situaciones de aprendizaje, etc., que propicien al máximo el desarrollo de los individuos, que potencien sus capacidades para enfrentar la vida de forma constructiva, crítica, reflexiva, con autonomía, autogestión, de forma tal que se creen las bases para su constante crecimiento personal y autoperfeccionamiento.

Dentro de la investigación psicológica la solución a esta problemática ha posibilitado el arraigo de las ideas constructivistas y las estrategias de aprendizaje como elementos determinantes en el proceso de enseñanza-aprendizaje. El constructivismo ha brindado la posibilidad de valorar al estudiante como el ser activo que construye el conocimiento, centrado en su actividad mental y conocimiento previo, donde la función del profesor es engarzar los procesos de construcción del conocimiento del alumno con el saber colectivo culturalmente organizado.

En la Psicología materialista dialéctica aparece con más fuerza la relación que se establece entre las condiciones internas y externas para el desarrollo y la formación de la personalidad integral. L. I. Bozhovich planteó el desarrollo como "proceso complejo, cuya comprensión exige siempre el análisis, no solo de las condiciones objetivas que influyen sobre el niño, sino también de las particularidades ya formadas de su psiquis, a través de las cuales se refractan las influencias de estas condiciones". L. S. Vigotsky desarrolló esta idea al exponer que "las influencias del medio, varían en dependencia de las propiedades psicológicas del niño formadas anteriormente, a través de las cuales se refractan". (En Bozhovich L. I., 1985). Los autores marxistas como los que anteriormente se mencionan aportan elementos esenciales a tener en cuenta en torno a los procesos desarrolladores de la personalidad. Por lo tanto, desde el momento que pretendemos buscar formas de potenciar el desarrollo, se convierten en un criterio de sumo valor epistemológico.

Al concebir el desarrollo como un proceso interrumpido de cambios y progresos en las distintas operaciones y formaciones de la personalidad implicadas en sus funciones reguladoras y autorreguladoras, se induce el abordaje del desarrollo desde una perspectiva personológica. En el proceso de educación, junto al redimensionamiento de los currículos, de los recursos pedagógicos de los profesores para dictar sus clases, el conocimiento de las propias operaciones que el conocimiento exige, de otros elementos del proceso mismo de la impartición del conocimiento y el aprendizaje de este por parte de los alumnos, es necesario desarrollar las vías para el desarrollo de la personalidad del escolar, estimular su iniciativa, su persistencia, su capacidad de polémica, su seguridad en sí mismos, su autonomía y gestión personalizada, entre otras que tendrán un significado esencial en la forma en que el escolar utilice los conocimientos. Afirmar el carácter de proceso del mismo nos lleva a precisar la existencia de una temporalidad ilimitada, enmarcada solo por los propios límites de la vida del sujeto, también emerge la idea de lo individual, lo complejo, lo constructivo, garantizando que el sujeto sea una entidad sui generis donde se combinen de manera peculiar contenidos psicológicos.

Se encuentra como una de las ideas más relevantes en el campo de la psicopedagogía las investigaciones de Pérez Cabaní (2000) en torno a los enfoques de aprendizaje reproductivo, estratégico y profundo. A pesar del valor de estas ideas y la relación que guardan con el éxito en el proceso docente, consideramos que su compromiso con el constructivismo solo permite enfocar el resultado intelectual de los estudiantes, perdiendo de vista otros elementos centrales en el aprendizaje como los relacionados con lo afectivo, lo volitivo y el carácter integral del estudiante en su proceso de aprendizaje. En la sociedad actual: ¿Se demanda un aprender a aprender o un aprender a ser?

Las Estrategias de Aprendizaje encuadradas dentro del enfoque psicológico constructivista, son elementos que permiten explicar la intención de profesores e investigadores para lograr el desarrollo intelectual del estudiante y el perfeccionamiento del sistema docente. Para su comprensión resulta necesario un análisis de la posición constructivista de la psicología.

Su núcleo teórico básico esta sustentado en cuatro principios o categorías de análisis (Coll, C, 1999):

• CONSTRUCTIVISMO: Categoría con poder de inclusión donde pueden integrarse diferentes corrientes psicológicas que ponen acento en la actividad del sujeto, en especial en las teorías de corte cognoscitivo. El aprendizaje debe iniciarse con la actividad del alumno. Este tipo de actividad constructiva es mediatizada por las condiciones institucionales y tiene como finalidad última la construcción de significados.

• APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO: Se considera que se ha logrado un aprendizaje cuando el alumno le puede atribuir al contenido un significado, y esto solamente lo consigue si logra establecer relaciones sustantivas entre el nuevo material y el conocimiento previo. Para que el aprendizaje sea significativo debe de cumplir dos condiciones: el contenido debe de ser potencialmente significativo, tanto a nivel lógico como psicológico y el alumno debe de presentar una disposición favorable.

• ESQUEMAS DE CONOCIMIENTOS: representación que presenta una persona en un momento determinado de su historia sobre una parcela de la realidad. Presenta carácter integrador y totalizador.

• INTERACTIVIDAD: se encuentra sustentado en los principios histórico-culturales de Zona de Desarrollo Próximo y la Ley Genética General del desarrollo cultural. Se convierte en un principio explicativo a través de la incorporación de otros elementos a los marcos de la actividad en el contexto educativo. El postulado básico del constructivismo sitúa la clave del proceso enseñanza-aprendizaje en la interacción entre los tres elementos del triangulo interactivo: alumno, profesor, contenido. En este triangulo la actividad educativa del profesor es de ayuda en la construcción de significados. (Coll, C., 1999). La opción básica que asume la concepción constructivista es la enseñanza adaptada que propone hacer frente a la diversidad mediante la utilización de métodos de enseñanza diferentes en función de las características individuales de cada alumno. Las limitaciones que encontramos en esta propuesta están en considerar el aprendizaje como el resultado de una construcción individual y no como el reflejo de la realidad objetiva. Además se considera que el sujeto no llega a elaborar los conocimientos objetivos, cuya validez depende solo del hecho de que sean viables o producto de las interrelaciones. Se subvalora el papel de padres y coetáneos en la construcción del conocimiento; no diferencia en cuanto a la formación de conceptos científicos y no científicos, obviando el carácter intencional y dirigido del proceso de formación del concepto científico. Consideramos que sobrevalora el carácter intelectual de la subjetividad. Tampoco existe una comprensión integral del proceso de desarrollo humano limitando sus intentos de comprender y estimular el crecimiento personal al dominio de algoritmos que permiten solucionar determinada situación problémica. Podría cuestionarse: ¿El desarrollo es un proceso de autoorganización cognitiva?

El término estrategias ha estado asociado a las acciones bélicas, y recogido en textos griegos y latinos. Actualmente trasciende estos marcos y escuchamos hablar de estrategias políticas, económicas, financieras, etc., refiriéndose a un conjunto de acciones que debemos realizar para alcanzar un objetivo o meta. Al relacionarse con el aprendizaje surge entonces como "un conjunto de acciones que se realizan para obtener un objetivo de aprendizaje" (Monereo, 1999). Este autor plantea que las estrategias de aprendizaje son procesos de toma de decisiones (consciente o intencionales) en los cuales los alumnos eligen y recuperan, de manera coordinada, los conocimientos que necesita para cumplimentar una determinada demanda u objetivo, dependiendo de las características de la situación educativa en que se produce la acción. César Coll (1999) refiere que el conocimiento asociado a las estrategias de aprendizaje ocurre respecto a tres ideas fundamentales:

• El alumno como máximo responsable de su proceso de aprendizaje ya que es este quien construye el conocimiento y nadie puede sustituirlo en esta tarea.

• La actividad constructiva del alumno se aplica a contenidos que ya posee en un grado de elaboración considerable, es decir, la práctica de los contenidos que constituyen el núcleo del aprendizaje escolar, son conocimientos y formas culturales.

• La función del profesor es la de facilitador del proceso de construcción del conocimiento.

Existen varios autores que han investigado y proponen diferentes modelos para clasificar las Estrategias de Aprendizaje. En la clasificación propuesta por Valle (2000) se resaltan las:

• ESTRATEGIAS COGNITIVAS: Son un conjunto de estrategias que se utilizan para aprender, codificar, comprender y recordar la información al servicio de una determinada meta de aprendizaje. Weinstein y Mayer distinguen tres clases de estrategias: estrategias de repetición, de elaboración y de organización. Las primeras consisten en pronunciar, nombrar o decir de forma repetida los estímulos presentados dentro de una tarea de aprendizaje. Mecanismo de memoria que activa los materiales de información para mantenerlos en la memoria a corto plazo. Las estrategias de elaboración integran los materiales informativos, relacionados con la nueva información, con la información ya almacenada en la memoria. Las estrategias de organización intentan combinar los elementos informativos seleccionados de un modo coherente y significativo. Otro tipo, dentro de las estrategias cognitivas, son las de selección, cuya función principal es la de seleccionar aquella información mas relevante con la finalidad de facilitar su procesamiento.

• ESTRATEGIAS METACOGNITIVAS: requieren consciencia y conocimiento de variables de la persona, de la tarea y de la estrategia. Para Kurtz (citado por Valle, A., 2000), la metacognición regula de dos formas el uso eficaz de las estrategias: en primer lugar, para que un individuo pueda poner en práctica una estrategia, antes debe tener un conocimiento de estrategia específica y saber cómo, cuándo y por qué debe usarla. En segundo lugar su función autorreguladora hace posible observar la eficacia de las estrategias elegidas y cambiarlas según las demandas de la tarea.

• ESTRATEGIAS DE MANEJO DE RECURSOS: son estrategias de apoyo que incluyen diferentes tipos de recursos que contribuyen a la resolución de la tarea. Tienen como finalidad sensibilizar al estudiante con lo que va a aprender, integrando tres ámbitos: la motivación, las actitudes y el afecto. Estas estrategias incluyen el control del tiempo, la organización del ambiente de estudio y el control de los esfuerzos, entre otros.

Si se analiza esta propuesta surgen las siguientes interrogantes: ¿Dónde queda la individualidad del estudiante? ¿Se puede hablar de ayuda pedagógica o de imitación mecánica y reproductiva? ¿Cómo se interpreta el papel activo del alumno en el proceso enseñanza-aprendizaje?

Cuando nos enfrentamos a determinada estrategia de aprendizaje de cualquier tipo, esta se nos presenta como la posibilidad de resolver nuestro problema en relación con los contenidos y habilidades que tenemos que interiorizar. Se convierte en un listado de consejos generales supuestamente útiles para

cualquier contexto de aprendizaje. Pero si reflexionamos con lo que está ocurriendo a nuestro alrededor pueden surgir otras tantas preguntas como las siguientes:

¿Para qué tipología de problema es aplicable la técnica? ¿Qué relación epistemológica guarda con los contenidos disciplinares que manejas? ¿Qué conocimientos conceptuales y procedimentales y qué esfuerzo cognitivo se requiere para su aplicación? ¿En qué aspectos resulta más adecuada su aplicación que otras técnicas y en cuáles no? ¿Respecto a qué variables deben tomarse las decisiones y qué tipo de dificultad puede anticiparse? ¿Qué variaciones o alternativas de uso permiten? ¿Qué tipo o calidad de aprendizaje producen? ¿Bajo qué condiciones? ¿Qué peligros entrañan? ¿Se promueve el desarrollo personológico mediante la utilización de estrategias de aprendizaje?

Encuentros y desencuentros sobre las estrategias de aprendizaje

Las estrategias de aprendizaje están estrechamente relacionadas con la idea de que el lugar por excelencia para aprender es la escuela, sin considerar otros contextos de enseñanza y formas autónomas de aprendizaje. Se considera que los contextos de aprendizaje en los que se desenvuelve el sujeto son múltiples y debe de poseer más que algoritmos de enfrentamiento, potencialidades integradoras de desenvolvimiento y estructuración de sentidos y construcción de significados, integrando aspectos afectivos y cognitivos.

A pesar de ser un pensamiento que ha evolucionado en relación al papel que debe de tener el estudiante en su proceso de enseñanza aprendizaje, han sido estas mismas estrategias las que siguen elevando el papel activo del sujeto, conocedor de sí mismo, reconociendo que es insuficiente con reflexionar solo sobre procedimientos o instrumentos aplicados en una situación o sobre los recursos cognitivos a emplear, sino partir de la autorregulación a la búsqueda de los elementos dinámicos, afectivos, motivacionales, volitivos, comportamentales que se configuran en la historia individual del sujeto. Entendemos que el reconocimiento del carácter activo tal y como ha sido tratado, queda limitado, ya que en el dominio del proceso de apropiación de las estrategias de aprendizaje, así como en su utilización, es determinante el papel del profesor y solo en un segundo momento es que el estudiante asume de manera gradual el control del proceso. De igual manera queda limitado el papel de los sentidos psicológicos, lo cual permitió ubicar la personalidad del aprendiz como centro del proceso de aprendizaje, desde los contenidos, posibilitando la búsqueda por parte del sujeto de sus propios epistemas, la construcción de sus significados, etc.

Este tipo de estrategias no estimula el trabajo con las interacciones alumno-alumno, otorgándole poco valor a las mismas, aunque en algún caso solo reconoce su presencia. Siendo consecuentes con el concepto de Zona de Desarrollo Próximo de L. S. Vigotsky consideramos que en el aprendizaje la influencia de cualquier persona significativa en la solución de una tarea posibilita el posterior dominio de esos instrumentos psicológicos y que el estudiante sea capaz por sí solo de realizar la tarea. Para lograr una apropiación desde lo personológico en el uso de las estrategias de aprendizaje debe lograrse una relación visible con las expectativas del sujeto, facilitando que el aprendiz integre su estructuración futura de la personalidad. De esta forma el sujeto se compromete con el éxito en sus proyecciones. El sujeto sentirá como necesario su uso no solo en su vida escolar, sino en la cotidianeidad, permitiendo que experimente satisfacción, autoconfianza, búsquedas y se autorregule en función de ello.

Las estrategias de aprendizaje son asimiladas como saberes y no pueden ser utilizadas en situaciones distintas, como tampoco parten de un diagnóstico del sujeto psicológico que las utilizará, se propone para un tipo de habilidad o problema para todos los sujetos. Cada sujeto debe de partir de su conocimiento y la amplitud para la cual se ha diseñado la estrategia, utilizándola en la vida cotidiana al enfrentar disímiles condiciones.

Las ideas de Vigotsky permiten abordar de manera diferente el proceso de educación de los alumnos y su incorporación social. Sus ideas sobre el desarrollo integral, sus determinantes y la forma de estimularlo, nos permite referir su obra cuando se trata de abordar el desarrollo personológico desde el proceso docente. El aprendizaje como proceso complejo, requiere de un análisis epistemológico que facilite enfocar su dimensión desde la totalidad de sus determinantes. En el acercamiento a diferentes modelos psicológicos buscando este análisis encontramos el enfoque histórico-cultural como aquel que ofrece para fundamentar una concepción integral, que facilita la comprensión de la enseñanza como sistema de ayudas pedagógicas, que desde la didáctica de la interactividad estimula la formación y desarrollo de la personalidad del alumno con una activa participación como sujeto autorregulado y autónomo, siendo agente activo de su proceso de aprendizaje (Nieves, Z., 2001).

Esta concepción vigotskiana convierte al alumno en el centro del proceso de aprendizaje y sitúa su capacidad de aprender en un lugar prioritario dentro del proceso educativo.Se considera que este elemento supera los intentos que desde otras concepciones teórico-metodológicas tratan de ubicar el centro del proceso enseñanza-aprendizaje en otros elementos dentro de la didáctica pedagógica, además presenta una coherencia epistemológica al considerar el sujeto integral, contextualizado en su proceso y en constante intercambio con lo que le rodea.

El desarrollo sigue al aprendizaje puesto que este es quien crea el área de aprendizaje potencial. Esta constituye la ley de la genética y de la dinámica del desarrollo explicada por Vigotsky. Se comparte la propuesta de este autor al relacionar el aprendizaje del sujeto y su desarrollo, siendo el aprendizaje la premisa del desarrollo, un si y solo si, aunque ser determinante no significa que el sujeto sea un ente pasivo en su proceso de crecimiento y formación personológica. Los procesos de enseñanza y desarrollo son mediatos y mediatizados por el uso de signos e instrumentos, y por las interacciones del aprendiz consigo mismo y con otros significativos (familia, maestro y coaprendices) en su encuentro con el contenido (como expresión cultural) que debe internalizar (Nieves, Z. 2001). Vigotsky (1987) señaló: "en el acto instrumental, el hombre se conquista a si mismo desde afuera a través de las herramientas psicológicas". Signo e instrumento se convierten en recursos de dominio de su propio comportamiento y de influencia sobre su desarrollo personológico. Cualquier herramienta psicológica posibilita que el sujeto la interiorice, regulando su comportamiento y a su vez como forma cultural interiorizada por este sujeto. Las Estrategias de Aprendizaje para el Desarrollo se convierten en portadoras de instrumentos que doten al sujeto de nuevas oportunidades de control de su comportamiento y van creando principios de desarrollo en la propia actividad de aprendizaje, así como satisfacción en las demandas de la tarea docente a la cual el alumno se enfrenta.

Las interacciones sociales que median en la relación estudiante-contenido provocan premisas del desarrollo personológico, al considerar este como proceso y resultado, en última instancia, de las relaciones sociales en las que se encuentra inmerso el sujeto concreto. Al lograr dominar los patrones culturales, trasmitidos de manera significativa, a la par del desarrollo se condicionan las pautas del comportamiento

social. La función mediadora de otros permite favorecer la construcción y reconstrucción de los significados y sentidos relacionados con el objeto de estudio, además que es el medio ideal para las interacciones desarrolladoras.

Se ha tomado en cuenta que esta propuesta coincide con los elementos abordados del enfoque histórico-cultural para ser concebida como instrumento, ya que mediatiza la actividad de aprendizaje, el comportamiento posterior del sujeto y su desarrollo personológico. Es una manera de influir en la configuración psicológica del sujeto a partir del otro significativo, en este caso maestro, familiar, coaprendiz, e internalizar este proceso interactivo de construcción del conocimiento con apoyo social.

Desde la perspectiva de concepción como instrumento psicológico afirmamos, al decir de Vigotski (1987): "lo nuevo consiste en que el hombre crea el mismo estímulos que determinan su reacción, los utiliza en calidad de medios para dominar los procesos de su propia conducta". Se ha de partir de concebir estas estrategias como medio de autodominio, de autorregulación, potenciado en el proceso de enseñanza-desarrollo psicológico, la configuración armónica de la personalidad.

Esta concepción que se expone parte de un enfoque integral para comprender la enseñanza como un sistema de ayudas pedagógicas que, desde una didáctica de la interactividad, estimule la formación y desarrollo de la personalidad del alumno, participando este como sujeto autorregulado y autónomo. Se apoya en las leyes de la génesis y la dinámica del desarrollo explicado por Vigotski y asumido ya anteriormente por nosotros.

Este concepto que permite vertebrar la propuesta, brinda la posibilidad de abarcar elementos metarreflexivos y motivacionales sobre la base del principio de la unidad cognitivo-afectiva. Este principio es cardinal en el enfoque histórico cultural ya que pauta la futura formación de las funciones psíquicas superiores y a su vez las configuraciones psicológicas que son elementos determinantes en la estructuración de la personalidad. Posibilita la explicación de la complejidad comportamental, vista desde la autorregulación y que se expresa además en la autonomía, la perseverancia y la autogestión que nuestra propuesta considera desarrollar. Este principio es abordado en su total magnitud, ante todo al considerar como nuestro objetivo primero el desarrollo integral de lo personal, es decir las formaciones superiores que constituyen ejemplo de la unidad cognitivo-afectivo, utilizando para ello las posibilidades que brinda esta unidad desde el punto de vista metodológico.

Otro aspecto a resaltar del modelo vigotskiano es que al centrarse en el sujeto, hace al proceso desde y para el alumno y el grupo que aprende. El interés principal es formar un hombre que no solo se desarrolle integralmente, sino que pueda ser transformador de su realidad. Tomado como punto de partida en nuestra propuesta, resulta esencial reconocer el papel del sujeto de aprendizaje siendo la categoría rectora del proceso. De lo que el sujeto conoce, lo que demanda, sus motivos y necesidades, sus sentidos se proyecta el proceso hacia el desarrollo de ese propio sujeto, del logro de una integración madura en el contexto actual y proyectado hacia el futuro, consolidando sus formaciones psicológicas superiores.

La ayuda pedagógica que estimula el uso de las Estrategias de Aprendizaje se basa en la idea vigotskiana de los niveles de ayuda, concebidos como apoyo brindado para la solución de la tarea y para brindar instrumentos psicológicos que al dominarlos permitirán al sujeto realizar la tarea en cuestión y regular su comportamiento. Vigotski enfoca la ayuda como la forma en que el sujeto logrará realizar

acciones que ahora solo puede realizar en cooperación con otros. Aunque la propuesta del enfoque Histórico-Cultural ha sido utilizada solo en el desarrollo infantil, encontrándose aplicada aquí esta teoría, se considera que su esencia es aplicable a lo largo de la vida del sujeto. Para el sujeto que se encuentra inmerso en el proceso de enseñanza-aprendizaje, concebido como desarrollador, el apoyo pedagógico permite ese dominio posterior de herramientas psicológicas para lograr realizar las acciones y a la vez autodesarrollarse. Lo que se realiza en esta ayuda es promover la reflexión del sujeto sobre sus recursos personales y la tarea en cuestión, su motivación y estimular su desarrollo. No podemos confundir ni pensar que el sujeto psicológico pierde su carácter activo, al contrario la ayuda pedagógica permite que se estimule el carácter activo, lo que se posibilita es mayor participación e implicación en la autorregulación del proceso.

Cobra importancia desde nuestra perspectiva de análisis el contexto como elemento mediatizador del aprendizaje y el desarrollo. El contexto crea el medio idóneo donde el sujeto psicológico se desenvuelve, desarrollando en las interacciones y relacionándose con las oportunidades que recibe de este. Es, sin dudas, el espacio desarrollador del sujeto, portador de los recursos esenciales para que el grupo trasforme su realidad psicosocial, siendo el espacio práctico de enriquecimiento del sujeto. El contexto le permite la búsqueda, el empleo de habilidades, las posibilidades de reflexión, la satisfacción de su motivación, el espacio de su desarrollo.

Desde nuestra concepción, el abordaje de lo psíquico supone colocar en el proceso de enseñanza-aprendizaje a la personalidad, teniendo como base para ello el principio de la personalidad, entendido como: todo proceso o elemento psíquico que está necesariamente implicado en síntesis psicológicas más complejas, en las cuales se expresa de manera completa su potencial en la regulación del comportamiento. Es decir, que los fenómenos psíquicos se presentan solo en el marco de su interrelación e integración en diferentes niveles de funcionamiento, donde el nivel más complejo se alcanza precisamente en la personalidad, será muy difícil llegar a la esencia y explicación de la psiquis. Esta es la esencia de la personalidad como principio teórico y metodológico en la Psicología.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

cerapio -

Este artículo es una copia de Para aprender mejor: reflexiones sobre
las Estrategias de Aprendizaje
ARMENIO PÉREZ MARTÍNEZ, que lo hallan aquí: http://www.rieoei.org/deloslectores/1703Perez.pdf
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres